Los doce signos del zodiaco están representados por doce sectores iguales de 30º cada uno en la carta astral. El signo en el que se encuentra el Sol en nuestra carta natal es nuestro signo solar, popularmente conocido como signo del zodiaco.
El Sol recorre el zodiaco tropical en el sentido contrario a las agujas del reloj. Parte del punto 0 Aries aproximadamente el 21 de marzo, momento en que empieza el nuevo año astrológico. 0 Aries corresponde al equinoccio de primavera (inicio de otoño en el hemisferio sur) y es también llamado punto vernal. Se da en el punto de intersección entre la eclíptico y el Ecuador celeste, pasando el Sol en su movimiento aparente del hemisferio Sur al Norte.
Se llama así porque antiguamente el equinoccio de marzo ocurría en la constelación de Aries, pero actualmente el zodiaco no coincide con las constelaciones y esto es debido a un fenómeno llamado precisión de los equinoccios, que hace que el punto vernal se desplace lentamente en un movimiento retrógrado retrocediendo en la eclíptico unos 50,29” por año.
La diferencia fundamental entre el zodiaco sideral y el tropical, es que el primero se basa en las constelaciones mientras que el segundo se rige por las estaciones. De forma que el grado cero de Aries coincide con el equinoccio de marzo en el zodiaco tropical, pero no en el sideral, que empieza donde empieza la constelación de Aries.
Después de Aries, el Sol pasa por Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpio, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis, llegando otra vez a Aries y cerrando el ciclo.

Las dos polaridades

Los signos del zodiaco se van alternando de forma que a un signo positivo (emisor, activo, masculino, yang, diurno) siempre le sigue uno negativo (receptor, pasivo, femenino, ying, nocturno) y viceversa, de manera que:
Los signos con polaridad positiva son Aries, Géminis, Leo, Libra, Sagitario y Acuario.
Los signos con polaridad negativa son Tauro, Cáncer, Virgo, Escorpio, Capricornio y Piscis.

Las tres modalidades

Los signos se agrupan por modalidades dando lugar a tres grupos de cuatro signos cada uno, lo que se conoce como cuadruplicidad de los signos zodiacales. A cada signo se le asigna una cualidad de la siguiente forma:
Signos cardinales:
Son los que coinciden con el inicio de las estaciones. Si el equinoccio de marzo marca el 0 Aries, el equinocco de septiembre marca el punto opuesto, el 0 Libra. De igual forma, el solsticio de junio corresponde al 0 Cáncer y el solsticio de diciembre al 0 Capricornio.
Los signos cardinales Aries, Cáncer, Libra y Capricornio son signos de iniciativa y liderazgo.
Signos fijos:
Los signos fijos se encuentran justo después de los cardinales, en plena estación. A este grupo pertenecen Tauro, Leo, Escorpio y Acuario. Son signos de estabilidad y plenitud.
Signos mutables:
Son los signos del zodiaco que cierran las estaciones y terminan justo cuando empieza el equinoccio o solsticio al que dan paso. Son flexibles, cambiantes y más impredecibes.
Los signos mutables son Géminis, Virgo, Sagitario y Piscis.

Los cuatro elementos

A cada elemento pertenecen tres signos, y en cada uno de ellos, el elemento se manifiesta de modo diferente según se trate de un signo cardinal, fijo o mutable. A estas tres formas que tiene cada elemento de manifestarse se le llama la tricplicidad de los signos.
Signos de fuego:
Energía, iniciativa, dinamismo y expansión. El inicio de la acción y la fuerza para el cambio.
Los signos de fuego son Aries, Leo y Sagitario
Signos de tierra:
Los placeres, lo material, lo práctico, las bases de la vida humana y la búsqueda de bienestar, estabilidad y seguridad.
Pertenecen al elemento tierra Tauro, Virgo y Capricornio
Signos de aire:
El contacto con los demás, el intelecto, la lógica, la comunicación, las relaciones, el intercambio de ideas.
Géminis, Libra y Acuario son de aire.
Signos de agua:
Las emociones, los sentimientos, la intuición y el instinto. Sensibilidad, empatía y compasión.
Los signos de agua son Cáncer, Escorpión y Piscis.

Convivencia con los signos del zodiaco: Cercanía y desapego

Son frecuentes las diferencias de necesidad de cercanía entre los integrantes de una pareja. Los elementos, agua, aire, tierra y fuego, nos ayudan a entender el porqué de estos ritmos distintos y, conociéndolos, manejar más conscientemente estos aspectos, para la armonía personal y de ambos.

Palabras claves: Necesidad de Espacio, Soledad, Apego, Desapego, Tiempo Personal, Astrología, Signos.

Los seres humanos somos sociales, necesitamos intercambiar experiencias, pensamientos, aprender los unos de los otros, pero también necesitamos tiempo con nosotros mismos, escapar de la influencia de los demás, para revisar nuestras propias opiniones o dejar descansar la mente en nuestro propio sonido o silencio interno.

Los 4 elementos de la naturaleza influencian el pulso interno de cada signo. Agua, Aire, Tierra y Fuego, marcan la frecuencia con que cada signo necesita ensimismarse y el nivel de cercanía o desapego que necesitan, en relación a quienes los rodean. Al convivir con otras personas, es necesario conocer estas pulsiones naturales humanas, para poder respetarlas, evitando malos entendidos. Cabe señalar que el no respeto de estos ritmos, lleva a forzar la esencia de cada persona y el efecto puede ser mal genio y brusquedades que pueden llegar a estropear relaciones.

SIGNOS DE FUEGO: Aries, Leo y Sagitario El elemento Fuego otorga mucha intensidad a estos signos. Comienzan toda actividad con mucha energía, la que puede elevarse más aún a medida de que avanzan y se entusiasman en su exploración.

Pulso comunicacional: Exponiendo sus temas favoritos se muestra muy alegre y puede extenderse durante media hora, pero como buen hiperquinético, cambiará de tema, se moverá, y querrá hacer partícipe a los demás. Pulso emocional: Concentrado en temas sentimentales y emocionales es de intensidad en la expresión, pero de períodos cortos y necesita cambiar de tema y de actividad. Pulso diario: Disfruta viviendo su día a día, de preferencia sin agenda, aunque lleno de actividades, de las que salta de una a otra.

Pulso Romántico: Necesita afecto y sentirse aceptado. No tiene tiempos definidos, por lo tanto, en una relación de novios, puede aparecer con frecuencia, sin avisar. En otros períodos ser muy regular durante semanas, y también sin aviso, desaparecer 5 días de corrido.

SIGNOS DE TIERRA: Tauro, Virgo y Capricornio El elemento Tierra da orden y constancia a Tauro, Virgo y Capricornio. Tienen la capacidad de dosificar sus energías y extienden su presencia en el tiempo. Pulso comunicacional: Pueden permanecer en conversaciones largas y detalladas, pero ordenándolas constantemente, para no dejar puntos sueltos sin resolver. Pulso emocional: Respecto de sus sentimientos y emociones es de expresión segura que no deja margen a las dudas, por lo que se extraña si tiene una pareja muy insegura que le pregunta con frecuencia. Pulso diario: Da gran importancia a su trabajo y responsabilidades. Permanecerá concentrado todo el tiempo necesario y prefiere que nada lo distraiga. Pulso Romántico: En una relación de novios, preferirá ver a su pareja los fines de semana, compensando el poco tiempo con la dedicación de todos sus sentidos a los encuentros. Generalmente hacen revisión de la relación y definiciones cada 3 meses.

SIGNOS DE AIRE: Géminis, Libra y Acuario 
Géminis, Libra y Acuario están marcados por el ir y venir del elemento Aire. Necesitan libertad y mucho espacio para expresar su originalidad en todas las áreas.
Pulso comunicacional: Tienen conversaciones muy nutridas de variados y novedosos detalles, con asociaciones libres hacia otros temas, que los pueden llevar a insospechadas conclusiones que siempre continuarán.
Pulso emocional: Muy afectuosos, apegados y comunicativos por momentos. Van y vienen entre su piel sensual y su prodigiosa mente analítica y lógica.
Pulso diario: Son trabajadores de gran capacidad, pero se distraen con facilidad de cualquier actividad, necesitan alejarse por unos minutos, para volver con ímpetus nuevos.
Pulso Romántico: En una relación de novios intentan planificar pero luego ellos mismos rompen sus pautas, puesto que se “tientan” con facilidad. Su ideal es ver a su pareja día por medio. Generalmente desaparecen un fin de semana cada tres de haber estado presentes.

SIGNOS DE AGUA: Cáncer, Escorpión y Piscis
El Agua confiere a Cáncer, Escorpión y Piscis su intensidad emocional, haciéndolos introspectivos, intensos y emocionales.
Pulso comunicacional: Todo tema que tenga relación con lo que sienten será de su profundo interés y pondrán mucha atención. Cuando se habla de otros temas, su tendencia es escuchar y apoyar.
Pulso emocional: Muy afectuosos, apegados, pueden, incluso, desarro9llar dependencias. No sólo quieren, sino que necesitan la vivencia de las relaciones.
Pulso diario: Quisieran permanecer junto a la, o las, personas queridas todo el tiempo. Cualquier otra actividad es una distracción a su objetivo que es compenetrarse emocionalmente con los demás.
Pulso Romántico: Son cariñosos, intensos y muy presentes en sus relaciones de pareja. Preferirían estar cerca físicamente, pero si no es posible, lo estarán comunicacionalmente. Son de visitar a quién aman, todos los días.
Conclusiones: Conociendo las necesidades de cercanía y apego de cada persona, es posible comprender y conducir de forma más apropiada el ritmo de una relación. Los 4 elementos, agua, aire, tierra y fuego, permiten conocer pulsos del carácter que no siempre son evidentes, pero que están presentes.